Tras la debacle que significó quedar afuera del Mundial de Rusia 2018, la Federación Italiana de Fútbol decidió despedir de su cargo al entrenador Piero Ventura, de 69 años, quien se había negado a romper su contrato con la entidad.

Italia se quedó fuera de un Mundial desde 1958 tras empatar sin goles contra Suecia y no poder remontar el 1-0 logrado por los nórdicos en la ida del repechaje europeo.

“Ha partir de hoy, Gian Piero Ventura deja de ser seleccionador de Italia”, indicó la FIGC en un comunicado.
En cambio, el otro gran culpable de la humillación de la Nazionale, para la prensa y los aficionados, el presidente de la FIGC Carlo Tavecchio, parece que se aferra al puesto.

El dirigente “ha informado a los participantes en la reunión (celebrada este miércoles en Roma) de la imposibilidad para él de dimitir”, según el comunicado federativo.

Tavecchio “tendrá la responsabilidad” de someter próximamente a un consejo federal “una serie de propuestas sobre las que deberán expresarse los miembros del consejo”, precisó la FIGN.

La próxima reunión del consejo federal de la FIGN está previsto para el 28 de noviembre.