En un partido que bien podría ser casi “una final anticipada” si es que el sorteo y la suerte de cada uno de ellos en el Mundial así lo determinen, Alemania y Francia igualaron 2 a 2, con un gol en el descuento de Lars Stindl (90+3), en el partido amistoso disputado en Colonia.

De esta manera Alemania pudo mantener así su racha de imbatibilidad que arrancó tras la Eurocopa-2016, tras perder la semifinal precisamente contra los “Bleus”.

La selección francesa se puso por delante en el marcador en dos ocasiones con sendos tantos de Alexandre Lacazette (33 y 71) y Timo Werner empató una primera vez para la Mannschaft (56), antes de que Stindl lograse el definitivo 2-2.

Los dos vecinos son viejos conocidos y los franceses estuvieron a punto de aumentar aún su fama de bestia negra de
los alemanes, ya que de las 14 veces que se habían enfrentado hasta el momento, los Bleus dominaban por 7 triunfos a 4, con tres empates (ahora 4).