Perú trató, se desesperó, atacó pero no logró hacerle daño a una Nueva Zelanda básica, sin brillo ni claridad, que jugó como pudo y sacó un valioso 0-0 en el partido de ida del repechaje por un cupo a Rusia-2018.

Resentido por la ausencia de su capitán Paolo Guerrero pero inspirado en él, la escuadra inca trató de apoderarse del partido pero le fue difícil finiquitar, con imprecisiones de André Carrillo y poca efectividad de Edison Flores y su atacante Jefferson Farfán.

Los “kiwis”, que pasaron gran parte del juego defendiéndose, se crecieron en la recta final, apelando a su velocidad, y arrastró en su desorden a la escuadra visitante.

La escuadra inca no va al Mundial desde España-1982 y aún sueña con ir a Rusia-2018. Deberá jugarse la vida en el duelo de vuelta el 15 de noviembre en el Estadio Nacional de Lima.