La selección de Croacia acreditó su condición de favorita en el repechaje ante Grecia (4-1) poniendo un pie en el próximo Mundial de Rusia-2018, lo que deberá ratificar el domingo en la vuelta en territorio heleno.

El centrocampista del Real Madrid y estrella de la “cuadriculada” Luka Modric convirtió un penal engañando al
arquero griego Orestis Karnezis(13) para adelantar a los suyos.

Nikola Kalinic, de un remate de espuela desde el interior del área pequeña (19) puso la eliminatoria cuesta abajo para los hombres de Zlatko Dalic, sustituto del destituido Ante Cacic.

La reacción griega llegó en el minuto 30 con un gol de cabeza de Sokratis a la salida de un córner, pero las
esperanzas helenas duraron hasta que tres minutos después el volante del Inter Ivan Perisic firmó de cabeza el 3-1.

Ya en la segunda mitad, Andrej Kramaric asestó el gol que puede suponer la puntilla para el conjunto griego al aprovechar un desajuste defensivo de los visitantes (49).