Siria, con un gol en el descuento para empatar en Irán  2 a 2, se clasificó como tercera de la llave y jugará esa
eliminatoria a ida y vuelta contra Australia por participar en el repechaje de cara al Mundial de Rusia 2018.

Un gol en el minuto 93 mantuvo vivo el sueño de Siria de clasificarse para su primer Mundial de fútbol.

El héroe sirio fue el delantero Omar Al Soma, del Al Ahli saudita, que marcó el gol de empate cuando el partido de contra Irán, en Teherán, parecía perdido.

La selección del país que vive una guerra brutal y sangrienta los últimos seis años, que fue obligada a jugar todos sus juegos como local a más de 5.500 kilómetros de casa, en Malasia, necesitaba una victoria contra el ya clasificado Irán y que Corea del Sur no ganase contra Uzbekistán para terminar segunda del Grupo A y tener así billete directo para Rusia 2018.

Y en el minuto 13 Mohamad Tamer Haj marcó el 0-1, que sumado al 0-0 del partido de los rivales coreanos y uzbecos era el resultado perfecto para los visitantes.

El problema fue que empató con Sardar Azmoun en el último minuto de la primera parte y el mismo delantero del Rubin Kazan remontó en el 64′.