La selección de Corea del Sur se convirtió en el tercer equipo asiático, tras Irán y Japón, en sellar su clasificación para el Mundial de Rusia 2018, luego de empatar este martes 0-0 en su visita a Uzbekistán.

El conjunto asiático ha sido dominante en su zona y el hecho de aparecer nuevamente en un certamen de esta talla demuestra precisamente que su presencia en esta clase de lides no ha sido por casualidad, sino toda una realidad.

Este resultado, unido a la igualada de Siria, que empató ayer 2-2 en casa de Irán con un gol de Omar Al Soma a los 93 minutos, permitió al conjunto sudcoreano certificar su décima participación, la novena de manera consecutiva en la fase final de la Copa del Mundo.

 

Anuncios