La Selección de Alemania se consagró este domingo campeón de la Copa de las Confederaciones por primera vez en
su historia al derrotar por 1 a 0 a Chile, en San Petersburgo, en un partido decidido por un error de Marcelo
Díaz que aprovechó Lars Stindl (20).

La bicampeona de la Copa América (2015 y 2016) no pudo encadenar un nuevo título, esta vez en una cita de ámbito
mundial, por su falta de eficacia ante la portería, frente a un equipo alemán que impuso su fútbol pragmático.

Un exceso de confianza lo cambió todo. Marcelo Díaz se entretuvo con el balón, Timo Werner se lo rebañó y ante la
salida desesperada de Claudio Bravo jugó atrás para que Stindl empujara a placer.

Alemania es el actual Campeón del Mundo (Brasil 2014) y también sumó el Europeo Sub 21 hace pocos días.

 

Anuncios