El arquero Claudio Bravo se convirtió este miércoles en el héroe de la Selección de Chile que clasificó a la final de la Copa Confederaciones al atajar tres remates desde el punto del penal en la definición que “la roja” le ganó a Portugal por 3 a 0, tras igualar 0 a 0 en el tiempo reglamentario y el extra, en el partido disputado en Kazán.

La campeona de Sudamérica jugará el domingo en San Petersburgo la final con el vencedor del México-Alemania, que se disputa el jueves en Sochi.

Héroe en las tandas de penales frente a Argentina en las dos últimas finales de la Copa América que ganó Chile (2015 y 2016) al parar en cada una un lanzamiento, el portero del Mánchester City se superó a sí mismo y paró los tres primeros penales a Ricardo Quaresma, Moutinho y Nani, sin que Cristiano Ronaldo pudiera rematar el suyo.

Por el lado chileno marcaron Arturo Vidal, Charles Aránguiz y Alexis Sánchez.

 

Anuncios